Publicado en Mundo Vino, Nueva Zelanda, Vino 101, Vino en Perú

Finally : los Sauvignon Blanc de Nueva Zelanda con un pie firme en el mercado de vino del Perú


La cercanía al mar influye en la acidez precisa de los vinos de Marlborough. Yealands Winery.

Ya por poco más de 4 décadas los Sauvignon Blanc de New Zealand, particularmente los Savvy de Marlborough nos han mal acostumbrado a una cierta perfección en su pureza de fruta, acidez cortante, específica, y su espectro de aromas en el que resalta casi de manera uniforme , lo que algunos definen como grass recién cortado, otros como  ruda,  maracuyá o espárrago, y que a mí personalmente se me antoja como  la fragancia de hoja de tomate. Hagan la prueba, froten una hoja de tomate fresca y lleven los dedos a la nariz. Es en realidad, un aroma punzante entre dulce y herbal y me sorprende aún que no lo hayan hecho en fragancia pour l´homme. 

Ahí están también los otros aromas que se asocian frecuentemente a este estilo de vinos de la tierra de los guerreros sacalengua maorí (me pregunto si habrán ganado alguna guerra con ese truco): guava o guayaba, pomelo, gooseberry (algo similar al aguaymanto) y maracuyá. En cualquier caso, los Sauv Blanc de NZ han sido resultado de una higiene y metodologías muy minuciosas y uno imagina la fermentación llevada a cabo en condiciones quasi de laboratorio, con los winemakers y sus asistentes emperifollados en delantales, gorros y tapabocas de color blanco y los inevitables guantes quirúrgicos. Y  relucientes  tanques de acero inoxidable, como parte esencial de la coreografía del vino kiwi. 

Han tardado un tiempo en imponerse en el espectro vinero peruano, pero ya están aquí. Hasta hace pocos años recordaba con nostalgia y resignación de que no los volvería a saborear, fantásticas rendiciones como el Paretai de Matua, cuya acidez chispeante me hacía pensar en una noche estrellada; o el backdrop savory y sabroso del Wither Hills Rarangi. O el inolvidable Stich de Jackson Estate  y el Oyster Bay (que también hace un killer Chard). Para no mencionar a los más socorridos, como el alucinante Kim Crawford (marca que sorprendente, no tiene bodega propia, pero eso lo veremos en otro post) el Scott o el archiconocido Villa Maria, amén del sinnúmero de bodegas que gracias a las visitas que New Zealand Winegrowers hacía a mi hogar de entonces –Vancouver- cada tanto, pude disfrutar, tal vez más de 50. Incluso los de menor precio, como el Cupcake y el Monkey Bay, no defraudaban, Como decía al empezar este párrafo, es muy refrescante -valga el término- que hoy los  vinos kiwi tengan una presencia más estable en nuestro medio, gracias a, entre otros, Kiwine, que tiene una buena selección, con Forrester, Saint Claire (estos nos los he probado aun) y la excelente bodega Astrolabe. Incluso han abierto un local en Barranco donde se puede comprar y probar los vinos por copa, lo que es una buena iniciativa para mejorar la oferta local. 

 

Publicado en Pienso ergo Vino, Vino en Perú, Vino Vegano

Vino Vegano en Lima


Discovering Vegan Wine: What! Isn't All Wine Vegan? | Kitchn

Vinos Veganos en Lima

LOS VEGANOS AMANTES DEL VINO NO TIENEN QUE ABSTENERSE DE SU BEBIDA FAVORITA: AQUÍ ALGUNOS VINOS VEGAN FRIENDLY EN NUESTRA CIUDAD

La primera vez que escuché hablar de vinos veganos fue en Vancouver, en una tienda tipo supermarket (www.everythingwine.ca) que solo ofrece vinos y productos relacionados a la bebida favorita del Dios Baco allá por el año 2009. Trabajaba como consultor de ventas y  un buen día un cliente me preguntó have you got vegan wines?. Mi primera reacción fue de sorpresa porque uno, no conocía nada del asunto vegano y desde fuera lo relacionaba a gente joven y rara que no sabe qué más inventar para llamar la atención. Segundo, ya estaba acostumbrado a clientes que insistían por vinos “sin sulfitos”  o por productos imposibles de encontrar en el mercado de vinos de British Columbia, por lo que pensé que era tal vez algún otro “especial” en busca de cosas raras.

Pero me quedé con la duda y busqué, aprendiendo un poco del tema de cómo se clarifican los vinos y también, por qué no, del tema vegano. Resultó que había más vinos veganos de los que podía imaginar en la tienda, además de vinos kosher, que sí conocía y ofrecía a mis clientes judíos.

Y CÓMO LO HACE? CUAL ES EL SECRETO?

En realidad, los productores que hacen vinos “veganos” no lo hacen necesariamente pensando en satisfacer a ese segmento del mercado que tiene un crecimiento cada vez mayor. Es por un tema de elección de técnica y por costos. El asunto es que para que el vino sea transparente y brillante como le gusta a la gente y no turbio en la copa, se requiere que las partículas suspendidas en el líquido se precipiten, para luego ser retiradas mecánicamente (se sifonea el vino a otro recipiente dejando atrás las levadura muertas -las lías- y otras partículas en el fondo). Para lograr esa precipitación se usa partículas de gran peso molecular, en este caso proteínas como las que se encuentran en la clara del huevo, la sangre de vacuno, vejiga natatoria y escamas de pescados, entre otros compuestos animales. Otras bodegas utilizan el  colágeno y tejido conectivo extraído de huesos y piel de vacas y toros, caballos, puercos y  hasta aves de corral. Las proteínas atraen a otros compuestos más pequeños y en un momento adquieren una masa tal que precipitan, arrastrando con ellas las impurezas.

Para ser considerado vegano, el vino no debe haber sido procesado con ninguno de los compuestos animales mencionados arriba. Normalmente se sustituyen con arcillas como la bentonita; también se usa el caolín y las tierras de lebrija.

ALGUNOS VINOS VEGANOS EN EL MERCADO DE VINOS DE LIMA

Empecemos por el comienzo y uno de los más deliciosos vinos veganos en Lima es el Pinotage de la bodega Grape Grinder, de Sudáfrica. Esta bodega practica viticultura sostenible y ecológicamente amigable, y no usa ningún producto animal en la elaboración de sus excelentes vinos. Los vinos de esta bodega incluyendo los Shiraz, Shiraz-Viognier, Mourvedre Rosé y el Chenin Blanc se encuentran en la Bodega Verde de Barranco, la Sanahoria de Barranco, San Isidro y Surco, Licoreria Diarío de La Molina y en La Calandria de Barranco. Related image

A continuación, otros vinos vegan friendly que se encuentran en el mercado local. Nota: no todos los productos de estas bodegas son veganos, hay que revisar las etiquetas, hacer una búsqueda por internet  y dependiendo de qué tan informado esté, consultar con la persona encargada en la licorería, tienda o supermercado.

ARGENTINA: Astica, Norton, Santa Julia

CHILE: DeMartino, Casas Patronales

AUSTRALIA: El Footbolt y  el Stump Jump de la bodega D´Arenberg. El Bernoota de Lake Breeze.  OJO Los vinos de Penfold´s y Lindeman´s disponibles en Lima NO SON vegan friendly.

Publicado en Cepas, Vino 101, Vino en Perú

El Extraño Caso del Vino Ruché en Lima


foto de la tia que se cree dios

Una de las cosas mas fascinantes del mundo del vino es que nunca te deja de sorprender. Hace unos años llegó a la retail donde laboraba, Everything Wine, de Vancouver, una botella de vino hecho de uva Ruché, que quedó instalada entre las otras ochocientas* etiquetas italianas sin llamar la atención de los empleados, conocedores todos ellos, en mayor o menor medida, de vino.

LA IGNORANCIA ES INSOLENTE

Allí quedaron las doce botellas del inconspicuo vino, como soldaditos en parada hasta que un cliente llegó un día y preguntó por el citado producto. Qué es Ruché? Con qué se toma? Escándalo, ninguno de los ocho especialistas sabía, incluyendo a este noble servidor. Luego de unas explicaciones tentativas más o menos perdidas, el cliente optó por un Barbera de 8 dólares y se fue de la tienda, no muy convencido de haber sido bien atendido. En aquellos tiempos yo cursaba mi WSET 2 y trataba de aprender de cuanto vino hubiera, así que diligente busqué la info en internet y preparé un simpático descriptor que caligrafié en unas cartulinas de color violeta que teníamos como shelf talkers y la colgué de la góndola bajo el vino. Como ya comenté por ahí, luego de unos años en EW culminé mi WSET 3, pasé dos años yendo a toda feria y catando todo lo que hubiera para catar bajo la luz del sol y luego me volví a mi Perú nativo.

EL VINO TE DA SORPRESAS

Nunca más escuché hablar de Ruché, es más, con el tiempo, cuando uno no usa un concepto este se desvanece de la memoria. Hasta anoche, 3 años más tarde, cuando en reunión de amigos en la mansión de La Bruja en el corazón de Miraflores, llegó Il Conoscitore con dos botellas a compartir, una de ellas un Ruché. Quedé estupefacto. Qué hacía un Ruché en Lima? No recordaba ya nada de lo que había estudiado de manera perfunctoria para escribir aquella lejana nota de cata, de manera que no pude impresionar a mis cuatro, cinco amigos.  Pero sí recordé que el Ruché aquel había sido bastante tánico, casi  astringente y si bien me había gustado, consideré que por su estilo rústico seria un hard sell. Con curiosidad leí la etiqueta, con muy poca información y me dispuse a la cata.

Ruche Cascina Tavijn

Il Conoscitore abrió la botella  y  sirvió una generosa porción para sí mismo la cual mantuvo en la copa por un buen rato “para que respire”. Yo sí me animé al vino ahí mismo, encontrando un color rubí algo paliducho,  pero una nariz interesante floral y muy alcohólica, que se confirmó cuando revisé el back label: 14%. De la copa salió un ventarrón de fruta roja un tanto al estilo de la goma de mascar.  No tanto como en un Gamay o un “Gorgoña” (versión peruana del Borgoña) pero presente.  Maceración carbónica? Mis contertulios no tenían la menor noción de la técnica pero concordaron en que el caldo tenía una leve efervescencia que yo no pude detectar. La fruta iba acompañada de una buena dosis de especias. La acidez medium+  algo a considerar cuando se piensa en maridajes. Como dije arriba, esperaba encontrar un vino muy tánico-rústico, pero no fue así. Era más bien tánico-elegante. El final pequeño, pero en general, agradable de beber.

EL DESAZNE

Con el vino, muchas veces uno aprende luego de haberlo bebido.  Leo ahora que aunque se le considera indígena de Castagnole Monferrato (en el Piedmont)  la Ruché se pudo originar en Francia y este es la idea prevalente entre los expertos hoy. Un dato interesante es que varios productores de Ruché añejan sus vinos en barricas de Acacia, aunque no es el caso para este vino de la bodega Cascina Tavijn. El roble de Eslavonia que utilizan, imparte aromas menos intensos que el roble francés o americano y suaviza el tanino. 

Como indicó Il Conoscitore, este vino anda por los 20 dólares, que es el precio que el importador tiene pensado para el mercado peruano. Creo que como en el caso del Ruché que conocí en Vancouver, será un poco difícil que el gran público limeño acepte este vino así nomás. Un poco oscuro para los paladares nuestros, acostumbrados a algo más fácil.

Yo sí lo repetiría, aunque no con las sabrosas chistorras que Il Conoscitore preparó con cebollas y especias, cuya grasa abrumó la acidez media  del vino, sino con una carapulcra, un  olluquito, un picante a la tacneña, un Tandoori,  o comida china “Chifa”.

VEREDICTO

Como siempre, Il Conoscitore nos alegró la noche con un par de buenos vinos (el otro un Barbera biodinámico) y con las chistorras mencionadas líneas arriba, que La Bruja en su vulgaridad eno-alcohólico-gastronómica describió como “salchichas de Huacho“. Qué huacho que sos!

__________

*Everything Wine mantiene un stock de 3,000 etiquetas distintas en cada una de  sus tiendas

Publicado en Cepas, Pescados y Mariscos, Vino en Perú

Verdejo Vega del Pas: Maridaje con Pescados y Mariscos


VegaDelPas

El Verdejo es una cepa poco conocida en nuestro medio pero que por sus características puede convertirse en un vino blanco favorito en el Perú dado su afinidad con platos peruanos de pescados y mariscos principalmente. La Verdejo (no confundir con la variedad Verdelho) es la uva blanca emblemática de la región Rueda en España. Antes se le usaba para hacer un vino grueso y algo reminiscente del Sherry, oxidado y poco sofisticado pero en las últimas décadas se ha optado por el estilo fresco y frutado que saca a relucir toda la calidad de esta variedad.

Para ponerlo en términos sencillos, el vino de Verdejo es como un Sauvignon Blanc con esteroides, es decir, con más cuerpo y más intensidad frutal, aunque algo menos incisivo en la acidez. Es por ello que va bien con los platos que acompañan al Sauv Blanc, pero en el caso de la cocina peruana muchas veces esta variedad se queda corta ante el asalto gustativo de nuestros condimentos e ingredientes. Allí entra a jugar el Verdejo y sale bien librado. Having said that, el futuro del Verdejo en el Perú no está “verdejo” sino prometedor.

En este post me ocuparé de compartir mis impresiones de un excelente Verdejo, a continuación:

Vega del Pas 2011

Origen: Rueda DO
Bodega: Castelo de Medina (http://www.castelodemedina.es)
Año: 2011
Roble: no
Cepas: Verdejo  de viñas de más de 20 años,  100%
Alcohol: 13.0%
Guarda: Beber ahora
Servicio: enfriado a 8 – 10 grados centígrados
Precio de venta al público (estimado): Competitivo con otros productos de Rueda disponibles en el mercado peruano
Maridaje: ceviches  y tiraditos, camarones a la piedra, camarones al ajillo, choritos a la chalaca, pescado a lo macho, fettucine o papa a la huancaína, tallarines verdes (pesto), olluquito, ají de gallina, aceitunas, espárragos, quesos cremosos.

Vega del Pas 2011 tiene un color amarillo paja de matiz intenso, que trae a la mente un vino de más cuerpo, tal como un Chardonnay. Tiene una nariz muy mineral, con un backdrop de tiza sobre el que danzan aromas cítricos de toronja rosa, hinojo y hierbas frescas. En boca es robusto y fresco, balanceado y con un final preciso, fuerte e invitador a la repetición.   Por su precio accesible y su perfil aromatico y palatal, el Vega del Pas está llamado a convertirse en la pareja perfecta para las excursiones a cevicherías.

PEDIDOS: disponible en Lima y solo a través de su importador. Contactarse a ivanvino@peru.com o al 945 808331 (Movistar) y fijo 234 6653.

Publicado en Vino en Perú

Dos Tintos de España en Lima: Great Value Wine


vino_SIRE_ribera_del_duero
SIRE 7
Origen: Ribera del Duero
Año: 2010
Roble: 7 meses en roble francés y americano
Cepas: 100% Tinta fina (Tempranillo) de viñas viejas de más de 90 años
Alcohol: 13.5%
Guarda: Beber ahora, mejorará en un par de años
Servicio: 15-20 min en decantador realzará este caldo
Precio de venta al público (estimado): Competitivo con otros productos de Ribera del Duero del mercado peruano
Food pairing: seco de cabrito, seco de res, sudados espesos o de pescados azules, adobo de chancho, arroz con pato

El Sire 7 tiene un color intenso rojo ciruela, brillante y lacrimoso. Sorprende la nariz con un ventarrón de fruta roja y negra en compota,  suelo de bosque y leves notas de madera. En boca es cálido y expresivo, full body y con copiosa carga de taninos muy finos que reverberan en el paladar. El final es persistente y limpio. Este vino es redondo y equilibrado, suficientemente grande para enfrentar un bife o un seco pero con sutileza para realzar una paella o un sudado de bonito. Será sin duda una seria competencia para los Dueros y Riojas de este nivel de precio (mariscales y lanes). No por nada es tan popular en España. Great Value.

 

vina-marro-rioja
VIÑA MARRO
Origen: Rioja
Bodega: Domeco de Jarauta
Año: 2011
Cepas: Tempranillo (no especifica si contiene Graciano o Mazuelo)
Alcohol: 14%
Guarda: Beber ahora
Servicio:  10-15 m in en botella
Precio de venta al público (estimado): TBA
Food pairing: arroz con pollo, escabeche de pollo o pescado, platos de chifa, arroz con mariscos, sudados ligeros, pollo a la brasa

Marro 2011 es un Rioja joven con breve paso por madera que sorprende por su balance y suavidad para un vino entry level. La nariz es discreta al descorchar pero toma una cierta intensidad luego de 15 minutos de aereación (no fue decantado, solo respiró en la botella). Color juvenil rojo intenso y nariz con fruta dulce y toques tostados. En boca es de cuerpo medio a ligero, con fruta   madura y final corto pero agradable. Balanceado y suave a la entrada y al final y con un poquito de estructura tánica que lo hace interesante. Sorprende que el 14% de alcohol ni se deja sentir por lo bien integrado que está. Una excelente alternativa a los vinos argentinos y chilenos del rango 30-40 soles.  

VEREDICTO: Estos vinos ofrecen una EXCELENTE relacion calidad precio y gran alternativa para quienes disfrutan de un buen vino español pero no quieren romper el chanchito y se tienen que contentar con un vino de entrada chileno o argentino.
PEDIDOS: Estos vinos se encuentran disponibles en Lima y solo a través de su importador. Contactarse a ivanvino@peru.com o al 945 808331 (Movistar) y fijo 234 6653.
Publicado en Mundo Vino, Vino en Perú

Página de Vinos de El Comercio: Qué Desastre!!


chocolate-shop-wine-review

elcomercio

Revisando notas de vinos escritas en nuestro país, Perú, me encuentro con una de el diario El Comercio, del dia sabado 14 enero 2012, titulada  Los 10 mejores vinos del mundo

(http://elcomercio.pe/gastronomia/1360160/noticia-10-mejores-vinos-mundo)

La información fue tomada de la revista Wine Spectator y vertida en el citado artículo. Pero a medida que uno lee encuentra que la calidad editorial es infra-estandar, sub-humana, vino-deprecatoria. Bajísima. Paso a poner unos ejemplos y comentarlos.

“….. la revista norteamericana “Wine Spectator”, especializada en este tipo de bebidas y la más influyente dentro de esta industria, realiza desde 1988 una lista de los 100 mejores vino.

Para ello, se tuvo que catar más de 15 mil vinos, los mismos que fueron sometidos a cuatro pruebas: calidad, precio, disponibilidad el factor X y la emoción que se experimenta a la hora de beberlo….

Shiraz Barossa 2008 Su sabor es un gusto genuino para el paladar y tiene el plus de ser accesible para todos, pues el precio de una botella ronda los US$ 30.

Douro Reserva 2007 Es un vino originario de Portugal. Según wineanorak.com, tiene un denso y rico sabor maduro y un tanto pegajoso. Cuesta alrededor de US$ 30.

Chateauneuf-du-Pape White 2009 Se produce en la región francesa vitivinícola del Ródano y se le ha denominado como un vino tinto y exótico. Tiene un aroma a jazmín, miel, cítricos y especias. Cuesta US$ 85.

NOTAS EN ROJO

Shiraz Barossa? Barossa es el valle y la apelación famosa de Australia. Cual es la bodega? Hay cerca de 100 en dicho valle. Douro? lo mismo. Douro es una región vitivinicola de Portugal con numerosas bodegas.  Y que hay con la Chateauneuf-du- Pape White? Ni siquiera se demoraron en poner blanco y si leen el descriptor dice “es un vino tinto y exótico“…en qué quedamos? ¿White o Tinto? Además CDP blanco es un estilo de vino, hecho principalmente de Rousanne y otras cinco cepas permitidas. Pero cual de todos los CDP blancos de todas las bodegas de dicha denominación francesa habla el artículo?

Deberia caérseles la cara de verguenza a los señores de El Comercio por publicar informacion tan poco confiable, incompleta y desaliñada. O simplemente, supriman la sección vinos de su diario, sería mejor que dar un servicio tan lamentable.

Publicado en Uncategorized, Vino en Perú

Precios de Vino más Razonables en Lima


tienda-de-vinosPara el ingreso promedio del Perú, todos los vinos de calidad constituyen un gasto extravagante. Doy un ejemplo. El sueldo mínimo en Canadá anda por los 1600 dólares mensuales. Un vino de 20 dólares (con la salvedad de que sea un adefezio) está obligado a proporcionar un buen producto por el precio. O sea, si un canadiense se toma un vino de esos, estará gastando 1.2% de su sueldo.

En el Perú, con un sueldo mínimo bordeando los 750 soles, un vino análogo, digamos un Malbec de 20 dólares (20 x 2.65 = 53 soles) se habrá gastado el 7 % de su ingreso mensual en una botella.  Por eso, en el Perú, si te gusta el vino y no tienes bolsillos de payaso (muy profundos) hay que ser un perro de presa a la hora de rastrear los lugares donde se puede conseguir buenas ofertas.

En el caso de los supermercados, los mejores precios en general y las mejores campañas de ofertas que he observado van así de mejor a peor:

Tiendas Wong. En general una buena selección de tintos y blancos, con los mejores precios del mercado, especialmente cuando tienen sus descuentos de 40% que ponen muchos vinos a precios razonables y más cercanos a lo que un peruano promedio puede pagar. De vez en cuando se les escapa detalles inaceptables, como el Wong de 2 de Mayo con un cartel enorme de “Champagne” en una sección de espumantes. Champagne, mon ami, es solo de Champagne en Francia. Todo lo demás es espumante. Aunque aclaremos este tiro al aire se le escapó también al sommelier Jose Bracamonte en una edición de Caretas del 2012. El lado negro de Wong se refiere al servicio al cliente, que todavía es ciencia oscura en nuestro país. Un día compré un Champagne y cuando fui a cambiarlo me mandaron al desvío, “no en esta tienda no tenemos ese producto, vaya a esta otra” y fui a 3 tiendas Wong y en ninguna sabían. Pésima política, todo establecimiento serio que venda vinos tiene que estar dispuesto a aceptar  devoluciones cuando el reclamo sea justificado.

Tiendas Metro. Precios base relativamente razonables, con campañas de oferta interesantes aunque limitadas o pocos productos y por lo general vinos que son de poco precio. Vamos, yo quiero un vino de 135 soles a 90, o uno de 45 a 20, como a veces sucede en Plaza Vea. En Metro tienen personal amable y con cierto conocimiento del vino, además que en algunas tiendas es permanente. El lado flaco es que eso solo en distritos A y B porque en otras partes la selección  es limitadaza y nunca tienen a nadie que sepa ni jota de vinos.

Plaza Vea. Los precios normales son medios a excesivos, sus campañas de oferta pueden ser buenas, como cuando tiran abajo el precio de ciertas bodegas (hasta 35%) pero la mayoria de ofertas son de esas compre 3 lleve uno gratis, y eso no funciona por ser demasiado impositivo en la voluntad del consumidor. Necesitan ser mas creativos, aunque hay que reconocer su esfuerzo por desplegar un equipo de ventas en la sección, con personal de cierto conocimiento y buena actitud hacia el cliente.

Tottus. Los precios normales tienden a ser altos y sus ofertas no resultan atractivas, además que de cuando en vez sacan unos vinos que rematan a 9.99 (“precio original 21.99!!” dicen) y terminas tomando aguarrás. Sus góndolas no tienen personal especializado permanente y los que hay de paso no saben poco o nada de vino. El equipo de vinos del establecimiento debería saber cuando una ganga ya no lo es. A veces rematan a 50% vinos que no se han vendido, pero muchas veces son vinos que ya están muy viejos y ya han declinado. Vender esos vinos como ganga no es tal. Lo bueno es que aceptan devoluciones.

Publicado en Vino en Perú

Vinos en Lima: Malas Prácticas de Supermercados y Licorerías


No mencionaré qué supermercados y licorerías de Lima realizan malas prácticas en cuanto a venta de algunos vinos que por su tiempo desde el embotellado ya se encuentran en declive o están iniciando el declive de su sabor y calidad, pero sí explico en detalle de qué se tratan estas prácticas para estar alertas y no comprar vinos que ya pasaron su mejor momento. Estos vinos pueden ser identificados como vinos torcidos y aunque el sabor pueda parecerlo, la razón para su sabor es que ya están pasados.

Que quede claro que el porcentaje mayoritario de vinos producidos en todo el mundo no son de guarda sino para consumo inmediato o dentro de un periodo razonable si no se conservan en condiciones óptimas de humedad, luz y temperatura. Estamos hablando entonces de un consumo idealmente dentro de los 3 años de la producción (añada de la etiqueta) y como máximo 5.

No estoy diciendo aquí que estos vinos necesariamente sean malos al quinto año,  pero de hecho su calidad en cuanto a sabor ya no se encuentra en su óptimo y empieza a declinar. Lo que sucede es que si uno tiene un lote de vinos de digamos, 40 soles por botella a precio de venta al público, al quinto año un número no definido de estas botellas empezarán a entrar a un declive mayor que otras y algunas ya estarán definitivamente “pasadas”, mostrando una caída en su acidez y una deficiencia en la fruta, es decir, en el sabor.

Lógicamente que a medida que este lote hipotético entre en su sexto, séptimo y consecutivos años, la cantidad de botellas que entren en declive aumentará y su condición de sabor será peor.

El tema viene a colación porque he notado que muchos supermercados y licorería en Lima venden vinos con 4, 5 y hasta 6 años de antiguedad cuando son vinos que debieran importarse frescos o a lo mas con 2 años desde la producción. Esto resulta en que muchas veces el consumidor se lleva el producto y se encuentra con que este no tiene la calidad y el sabor que debiera.

Muchas veces estos vinos son “ofertas” en las que se rebaja el precio de manera significativa pero en realidad tal oferta no es sino un fiasco porque el consumidor compra un producto cuya “fecha de vencimiento” ya está muy cercana o simplemente ya se cumplió. Esta mala práctica es frecuente en Lima y llama la atención que aquellos quienes asesoran a estos establecimientos a elegir sus productos no tengan en consideración algo tan esencial e importante. Debiera ser obligación mas bien de estos comercios el educar a sus clientes consumidores de vino y no darles gato por liebre.

ps. foto cortesía de http://www.123rf.com

Publicado en Cepas, Comida china, Comida Criolla Peruana, Mundo Vino, Vino en Perú

Maridajes con Vino Borgoña


Antes de hablar de las bondades (o no, depende de quién califique) del vino Borgoña que se consume en Perú en grandes cantidades, habría que gastar unas líneas en ilustrar al lector respecto a la prosapia de esta cepa y tan importante como eso, mencionar algo sobre el nombre Borgoña, que en toda ley corresponde a una región vitivinícola francesa, por qué no decirlo, uno de los tres vértices de la trilogía divina del vino tinto -mi opinión personal- Bourgogne,  junto con Bordeaux y el Rhone, todas ellas francesas, cómo no. Ah, debo mencionar que esos nombres corresponden a las horribles traducciones de Borgoña, Burdeos y Ródano  respectivamente.

Bourgogne es la región francesa que produce algunos de los caldos mas caros y deliciosos del mundo, tanto blancos como tintos. Estos son hechos con la uva Pinot Noir; los primeros con la Chardonnay. En ambos casos los vinos son notables, verdaderos vinazos y la aristocracia suprema del mundo enológico. Obviamente no son baratos, y cualquier producto base de una casa que se precie empieza por los 50 dólares y por lo que he visto en Perú, no se encuentran así nomás. De allí se pueden ir fácilmente a los miles de dólares por botella, como en el caso de los famosos DRC, los Domaine Romanee Conti, que debo confesar con rubor y lágrimas, nunca he tenido la oportunidad de probar. Pero sí he catado muchos otros de entre 100 a 250 dólares y aaay qué cosa maravillosa es Bourgogne. Tema de otro post.

Como detalle adicional, notar que si un vino de esa región francesa lleva el nombre BOURGOGNE así grande en la etiqueta, entonces corresponde a un producto básico de aquella appellation de origen, vinos producidos por negociants, personajes que compran vino en distintas bodegas y luego hacen sus blends que envasan y venden bajo su etiqueta. Estos negociants te pueden ofrecer un vino hecho de Pinot Noir por 20 dólares la botella, como los de Louis Jadot que yo compraba por la hermosa etiqueta del angel de piedra.  Subiendo la escala cualitativa los vinos llevan los nombres de las comunidades que los producen y  los top (Grand Cru) llevan los nombres de los viñedos particulares. Ya saben, la nomenclatura de  los vinos franceses es algo complicada, pero no comparable a la de los  vinos alemanes, que es tan difícil como su idioma. Volvamos al tema de la cepa y el maridaje.

LA CEPA CON NOMBRE FALSO

La cepa usada en el vino peruano no tiene nada de Borgoña, fuera del nombre, tratándose más bien de una variedad de la especie  Vitis labrusca. Las uvas finas que conocemos y amamos, Merlot, Pinot Noir, Cabernet Sauvignon, Chardonnay y otras, son variedades de la especie Vitis vinifera. A la V. labrusca se le considera algo inferior con respecto a la V. vinifera, produciendo vinos correntones, de diario. Así y todo ha pegado duro en nuestro pobre Perú, en un estilo que podría haber sugerido a algunos viñateros algo de los vinos de Bourgogne, no de los grandes vinos hechos de Pinot Noir en Cotes de Nuit sino mas bien los del sur de la región, como los de Beaujolais, vinos hechos con la uva Gamay y de estilo  ligero, con aromas y sabores de frutillas,  fruta confitada y que a diferencia de sus pares franceses son en el caso peruano, dulzones. Quizá alguien encontró una semejanza, la anotó y el apelativo cuajó, quedando hasta nuestros días.

LO QUE LE GUSTA A LA GENTE

Los vinos semisecos, léase dulzones, son de lejos los mas populares en el Perú. Hasta hace unos años a nadie le fruncía el ceño este hecho, pero de un tiempo a esta parte con la irrupción de vinos internacionales, secos en su mayoría, hay muchos que descalifican los vinos semisecos, dulces, rosés -incluso los blancos- por considerar que son menos. Bueno, seamos directos, estas personas no saben de vino. En el mundo del vino menos no es mas. Mientras el producto sea de buena calidad, hay que permanecer abiertos a probar nuevos productos, nuevos estilos y disfrutarlos. Claro, nadie dice que te emborraches con vino dulce o con un Port Rosé. Pero si te invitan una copa de Sauternes y la descalificas porque “es blanco y dulce” pues mejor dedícate a tomar tu chela nomás. Cada vino en su momento y si el vinito le hace homenaje a la comida, no seré yo quien diga “ay ño, vino shemisheco ño, Borgoña ño”. Treinta millones de peruanos no pueden estar equivocados. ¿O sí?

MARIDAJE CON COCINA PERUANA

Se ha dicho hasta la saciedad que los vinos originarios de una región tienen una fuerte sinergia con las comidas típicas de esos lugares, dando lugar a maridajes naturales. Algo ha de tener de cierto esta aseveración, y vista de este ángulo el tema parece persuasivo: un vino ligero y frutado que refresque el paladar de los sabores densos, concentrados -hasta insolentes- de muchos platos de la comida criolla regional y nacional. Para no hablar de un trasfondo dulzón que también se presenta en algunos de nuestras especialidades culinarias mas apreciadas. Sin ir muy lejos, ayer disfrutaba de un Cabrito a la Norteña en una fondita cerca a Huaca Rajada, pirámide trunca donde se encontraron los restos del Señor de Sipán. La carta tenía tres opciones para bebida de compañía del ungulado (eso sería cabrito, para los menos enterados): Chicha de maíz, cerveza y vino Borgoña, no diré aquí la marca. Fui por el vino y no fue nada malo el maridaje, empatando su dulzura a la del zapallo loche del cabrito.

Habiendo dicho esto, y haciendo un salto quántico, digamos que un Borgoña nacional puede acompañar un sinnúmero de platos peruanos, desde el olluquito con o sin charqui hasta los guisitos de diario que hace mamá –vainita/broccoli/calabacita saltada por ejemplo-  pasando por la comida oriental -Chifa- que tiene toques dulzones en casi todas sus presentaciones. Me dicen los amigos que va también con una comida que no es de mi devoción: Pizza de lomo saltado.

VEREDICTO

No es un vino de alta prosapia ni un gran vino de aquellos -ni lo pretende- pero acompañando un plato peruano o solo, eso sí, bien heladito en una tarde de verano, un buen Borgoña no cae nada mal. Además, respeta uno de los criterios básicos de la elección de compra del consumidor peruano promedio: no te hace un hueco en el bolsillo. Eso sí, hay que ser cuidadoso en la marca elegida porque hay muchas, demasiadas versiones, que como en el caso del pisco, no tienen la calidad mínima que se puede esperar de un vino en el competitivo mercado del siglo veintiuno.

Publicado en Cepas, Vino en Perú

Vinos de Australia en Lima


Ha sido una sorpresa muy grande -muy decepcionante- ver que los deliciosos vinos de Austalia brillan por su ausencia en el mercado de vinos de Lima, en el Perú en general. A qué se debe eso? Imagino habrá multitud de razones, entre ellas, como mencionaba un funcinario de la embajada de Australia, es que los vinos del país de los canguros, los wallabees y los tiburones come-surfers, son muy caros, poco competitivos en nuestro medio. Comparándolos con los vinos argentinos o chilenos, me refiero. Eso es algo que me resulta dificil de entender porque los vinos australianos tienen un gran prestigio en USA y Canada (y Reino Unido) como productos value, con excelente relacion calidad precio.  Por ahi tambien escuche de un gerente de licorería que los vinos australianos no son conocidos por los consumidores y por ello tienen poca rotacion, durmiéndose en los anaqueles. Así, los consumidores peruanos al no conoceresos vinos no se arriesgan a gastar treinta y tantos soles (que es el precio del vino australiano mas barato que he visto en Lima) en un vino que a lo mejor no gusta. Otro tema es que yo he escuchado de algunas personas expresiones de incredulidad cuando mencionas que Australia es una potencia mundial del vino. “Qué, no es puro desierto?”. La realidad es que Australia tiene una superficie plantada mayor que la de Chile y casi tan grande como la de Argentina y es uno de los productores mas grandes del mundo.

Que vinos son típicos de Australia? pues habría que decir primero que el pais austral produce excelentes Pinot Noir como los del valle de Yarra, los Cabernet Sauvignon de Coonawarra, los Riesling del valle Eden, los Chardonnay, y muchos otros etcéteras, que lamentablemente no se ven por estos pagos. Pero la uva que ha llevado a Australia al Olimpo de los grandes vinos es la Shiraz. Esta variedad es el caballo de batalla de la industria de ese pais, produciendo caldos ricos a todo nivel de precio, desde los humildes Jacob´s Creek de unos pocos dolares a los Penfold´s Grange que pueden llegar a costar miles de dolares por una sola botella. El Shiraz típico de Australia es rico, de muy buen cuerpo, con fruta muy madura y especia, particularmente pimienta negra. Son sumamente distintivos y quien prueba un buen Shiraz de ese pais dificilmente lo olvida.

Hablar de Shiraz australiano es hablar de Yellow Tail, una marca ya legendaria (aunque desconocida en Perú!!) que con sus etiquetas de color chillón invadió el mercado americano a mediados de los noventa con sus caldos de facil acceso, de estilo muy fruit-forward, de precio comodo (6 dolares) y con aquellas etiquetas que desmitificaban al vino y lo hacian un producto que cualquier Joe o Jane podia comprar en el supermercado. Yellow Tail con su logo del cangurito amarillo dio paso tambien al marketing de animal labels*, una estrategia de marketing que favorecia etiquetas con animalitos y nombres locos que hasta ahora tiene pegada. De hecho, es Yellow Tail la marca que probablemente tiene que ver mas con el acercamiento del gran mercado americano a los vinos de calidad.

Volviendo al tema del vino australiano en Lima, solo he visto un par de productos de Hardy´s, quizas cinco vinos distintos en total, solo uno de ellos Shiraz, y todos ellos con la ominosa mala fama de ser caros. Por ahi un Lindeman´s y un D’Arenberg, pero nada que represente la magnitud de esas bodegas ni de la bondad y diversidad vinera australiana. Ojala que algun importador se avispe con los Shiraz australianos y nos traigan algunos buenos ejemplos, siendo vinos que también van muy bien con la comida peruana. That´s  all, mate!

 

*de manera curiosa, este estilo de marketing todavia no parece haber llegado al Perú