Publicado en Cepas

Riesling ist gut, ja?


ec5b3b26-56e8-4858-8e42-819d05e4b957

Algunas cosas que hay que saber de la cepa germana más conocida

Fútbol, autos y panzers

Ahora que Alemania ganó el mundial es hora de tomarse una copa de Riesling. Aunque muchos piensan que los alemanes solo son buenos para jugar al fútbol y para hacer autos o invadir otros países, la verdad es que también saben hacer grandes vinos. Claro, estando sus viñedos en una latitud bastante alta -50 grados norte- las cepas preferidas por allá deben soportar el frío y los veranos cortos. No es por nada que no se ve Cabernet Sauvignon o Malbec alemán en el mercado. Las uvas blancas tienen la opción y los krauts han sabido sacar provecho para hacer muy buenos blancos. Y sus mejores blancos están hechos de Riesling.

No me gusta el vino dulce!

Aunque muchos identifiquen Riesling con vino dulce, la verdad es que los estilos de vino hechos con esta cepa cubren todo el espectro de azúcar residual, desde los kabinett*(secos, aunque no brutalmente secos) hasta los Icewine y Trockenbeerenauslese. En el medio, hay otros tipos que van incrementando gradualmente el tenor de azúcar. En todos ellos, el balance lo da la acidez, que da una experiencia inolvidable de saborear la intensa dulzura de ataque y sentir como esta se va diluyendo ante la presencia de la acidez precisa del paladar medio. Cuando uno pasa el vino, ya no queda más dulzura en la boca, limpiada totalmente por la acidez, pero permanecen los sabores en el final. Una experiencia que recomiendo a todos los amantes del vino.

Los vinos de Dios

Los Riesling de estilo kabinett, que pueden ser secos o con ligero dulzor, son también de una acidez excepcional, y en más de una ocasión, un buen Riesling de la región del río Mosel me ha hecho lagrimear (un poco como cuando uno lagrimea al morder una manzana no muy madura) y dar gracias a dios por la experiencia. De manera curiosa, en los inicios de la tradición vinera germana, muchas bodegas eran manejadas por sacerdotes, de allí algunos nombres de vinos que han quedado como “Himmelreich” (reino de los cielos), “Paradisiengarten” (jardín del paraíso) y otros.

En conclusión, a tomarse un Riesling para alegrar el cielo bobo del invierno de Lima.

____________

*la etiquetación de vino alemana es un poco complicada. Si bien las palabras que denotan el estilo (ej. kabinett, spatlese, auslese, etc) pueden aparecer en más tamaño, todas están hechas con la uva Riesling.