Publicado en Eventos

Expovino Wong 2012


E!! increíble que ya pasó un año desde el Expovino del 2011…. no hay nada que hacer el tiempo realmente vuela. En este caso fluye, de botella a copa y de la copa al gaznate. En fin, no hay mucho que decir al respecto pero si recordar un poco la etiqueta de cata.

REGLA DE ORO NÚMERO UNO.  A las damas su perfume y los caballeros su colonia, por la que pagaron tanto y es tan fina…. genial pero DÉJENLA EN CASA. Nada peor que un perfumazo para malograr el disfrute de un vino.

REGLA DE ORO NÚMERO DOS. No fumar! a los que adoran fumar, cigarrillos o cigarros, por favor aléjense de la zona de cata. Si percibo notas de tabaco quiero que sea del roble de mi vino no de tu Camel, Marlborough o habano favorito.

REGLA DE ORO NÚMERO TRES. Demás esta decir NO IR EN AUTO. Beber y conducir es un NO NO al cual debemos acostumbrarnos. Y quien diga “solo cato un par de muestras y nada mas” está engañándose y jugando con la vida propia y de los otros. Si tu quieres matarte, go ahead man, my pleasure. Pero NO choques con mi vida.

ESCUPIR ES MEJOR. Aunque suene a pecado, ridículo o snob a muchos (lo que muestra que nuestra cultura todavía no es muy familiar con los eventos vineros), hay que recordar que lo ideal es escupir. No solo uno puede catar muchos mas productos, sino  que también se evita una borrachera fenomenal.

TECNICA BÁSICA DE CATA. Nada complicado, seguir la técnica de las cuatro eses: See, Swirl, Smell, Sip. Mira, agita, huele, toma. La vista, aunque por el formato no hay mucha posibilidad de hacer esto como manda la técnica, al menos asegurarse que el liquido no está turbio o con cuerpos extraños. Agita: unas cuantas vueltas a la copa para permitir los aromas liberarse. Meter la nariz a la copa y apreciar esos aromas. Toma un sorbo, juega con el vino en tu boca como un enjuague, escupe y aprecia su sabor, su final, cuanto te gustó.

TOMAR NOTAS. Ya son muchos años seguidos de Expovino como para no empezar a tomar notas y aprender en lugar de solo meterse una huasca gratis. Las notas te permiten recordar qué vino te gustó y por qué, además de aprender a discernir cepas, estilos, orígenes. Para aprender de vino se empieza por prestar atención.

NO BLOQUEAR LAS MESAS.  Una pésima costumbre es quedarse con tu mancha luego de que te sirvieron tu muestra, bloqueando el acceso a la mesa a los demás.  Pide tu muestra, si quieres un par de preguntas al servidor y deja el camino libre.

APRENDER A CONOCER EL VINO BLANCO. Una clásica de los que no tienen muchas horas de vuelo en el vino es cerrarse. “Nooo, yo no tomo vino blanco”. Al tomar esa actitud se pierde la mitad de la experiencia enológica pues hay vinos blancos realmente notables. Hay que saber apreciarlos. Si no conoces mucho de blancos puedes elegir una cepa y centrarte en ella. Chile produce excelentes Sauvignon Blanc. Ahí está, una buena asignación. Busca Sauv Blanc de Chile y de Argentina, pruébalos y compáralos. Si te parece que los chilenos son mejores, pues ya estás aprendiendo!

DIENTES MORADOS. A las señoras y señoritas y a algunos caballeros que mucho les preocupa este tema, un viejo truco de viejo vinero: pide un vino blanco y enjuágate la boca con él.  Mejor que kolynos doble acción.

EL ORDEN DE LOS FACTORES SÍ ALTERA EL PRODUCTO. Empieza por los blancos, luego los tintos. En ambos casos arrancar con los de menos cuerpo y terminar con los pesos pesados. Eso de ir corriendo a tomarte el tinto mas grande de la feria y luego querer catar un Pinot Noir es simplemente botar el vino. Si no conoces mucho del tema, pregúntale a la persona encargada, aunque debo reconocer que lamentablemente, muchas veces las personas que sirven no saben mas del vino que cualquier pedro de los palotes. 

Habiendo dicho todo esto…

Let´s the games begin!

Publicado en Cepas, Mundo Vino

Vinos de Grecia en Lima?


Aunque no he visto ninguno, imagino que habrá un bar, un restaurante que tenga vinos griegos en Lima, o por último, de hecho la embajada los ofrece en sus reuniones. No voy a decir aquí que los extraño enormemente como extraño los vinos franceses que no tenemos por aquí (notables ausencias los del Rhone y los de Languedoc, que los buenos Bordeaux y Bourgogne son de precios prohibitivos), ni como extraño los vinazos italianos, australianos, californianos y otros etcéteras, (los Riesling alemanes rankean alto en esa lista), pero sí voy a decir que he disfrutado mucho de los buenos vinos de Grecia, tanto de los que se toman a morro y forro acompañando su grasosa culinaria (algo parecida a la comida peruana en ese sentido) como a los de más calidad, que en algunos casos han cosechado altos puntajes de los mas afamados críticos y wine magazines.

Como no hay mas de 5 restaurantes griegos (imagino) en Lima, de hecho yo solo se de uno que fue reportado en el programa de TV de Gastón Acurio, tanto los vinos como la cocina griega no son populares en nuestro país. En Norteamérica son ubicuos, especialmente en la costa oeste, California, Washington (el estado, no la capital federal) y en Vancouver, Canadá, los hay por cientos.

Hace una década decir vino griego por esos lares era decir me quiero emborrachar con vino barato, mejor dicho, barato y  malo. Se conseguían los vinachos más elementales que venían en garrafón y que eran usualmente servidos en los medio litro mas baratos del mercado, acompañando, como decía arriba, Souvlakis* de cordero servido sobre papas, arroz y ensalada griega (toda una delicia, valgan verdades) que reclamaban vinos ligeros y de buena acidez. Un poco como los borgoñas peruanos que acompañan nuestra planopia culinaria de peso pesado, aunque los griegos sin el semidulce, que parece disfrutar del favor de las “grandes mayorías” como les gusta llamar a la masa los políticos y politicuchos  del Perú . En fin, no nos distraigamos.

Empecemos por decir que además de producir vinos hace una punta de años, en Grecia hay una gran cantidad de cepas nativas (300+) de nombres impronunciables y la producción de vinos del país corresponde a esas variedades más que a las cepas “internacionales”, como Cab Sauv, Merlot, etc. Eso ha sido un limitante para que los vinos griegos -fuera de los de mesa- entren con facilidad a los mercados norteamericanos y mundiales. Quién en su sano juicio le va a entrar a un vino cuya etiqueta dice “Moschofilero” y marca 16 dólares? o a otro que reza “Xinomavro” que le va a drenar 25 dólares del bolsillo derecho y la otra mano al pecho?

Entre las variedades blancas destaca la mencionada Moschofilero, que tiene un aroma fuerte de flores y cítricos, con muy buena acidez. La bodega Boutari, una de las mas grandes del país de Mikis Teodorakis, puso al Moschofilero en el mapa con su versión que se convirtió en un fenómeno de ventas en Estados Unidos y luego en Canadá.

Xinomavro. Esta es la Cabernet Sauvignon de Grecia, una uva que da un vino de anchos hombros y sabor intenso y persistente. Boutari produce el Grande Reserve Naoussa. La versión 2004 obtuvo 91 puntazos del Wine & Spirits Magazine y tuve oportunidad de saborearlo al igual que la excelente añada 2007 . Vinazo. Fruta negra y madura con una nariz muy aromática y cuerpo suculento y de taninos a lo smooth operator.

Agiorgitikos. Otro de mis favoritos por Boutari es el blend  ODE, 50% Agiorgitikos (el nombre tiene algo que ver con Jorge pero no pregunten mas) y 50% Cabernet Sauvignon. Este es un vino de aromas de ciruela y pimienta, de sabroso cuerpo medio y muy buen final. Aunque la cepa tiene una acidez un tanto bajetona, esta es apuntalada por la acidez del Cab Sauv para regalar un muy rico vino.

Existe también un vino tinto muy típico y muy dulce, hecho con la variedad  Mavrodafni/Mavrodaphne, que resulta en un caldo color ámbar oscuro,  fortificado (15% alcohol), agradablemente amargo con un rico dejo a pasas .

Entre los vinos más de diario vale mencionar  a los de la bodega Tsantali, tanto los blends tinto como el blanco, buenos vinos de diario, budget wines para el mercado norteamericano, por los 5 a 7 dólares la botella.

En fin, por ahí alguien se encuentra una botella de vino griego y ya sabe a qué atenerse. Yo me voy a tomar un vaso de Moschofilero bien helado con mi Spanakopita, una especie de pastel de acelga hecho con masa de hojaldre, que es buenazo. Yu–mmie!!

*Souvlaki o Souvlakia es una brocheta de trozos de cordero marinados al aceite oliva, limón, laurel, orégano y ajo. Luego es cocinada a la parrilla.

photo de Dine Out Here de Vancouver, British Columbia