Publicado en Mundo Vino, Vinos de Sudáfrica

Vinos de Sudáfrica. Cuándo los veremos en Lima?


 

INCREÍBLE. Parece ayer cuando el mundial de fútbol de Sudáfrica, con el equipo Bafana Bafana, los bailecitos huachafones de Shakira, los partidos definidos por goles en posición adelantada o por la validación de goles inexistentes, por la debacle argentina frente a Alemania y sobre todo por el nivel de fútbol que debe haber sido el mas aburrido de los mundiales. Con razón ganó España. En fin, qué sabré yo de fútbol. El tema es el vino y el tema es Sudáfrica, nación que produce vinos maravillosos desde hace una punta de años.  El periodista peruano César Hildebrandt dijo por ahí en una entrevista que el vino sudafricano era “reciente”, pero que uno no haya conocido algo no quiere decir que sea nuevo. En fin, al grano.

ALGUNOS PUNTOS INTERESANTES

Sudáfrica tiene poco mas de 100,000 hectareas de viñas, lo que es menos de la mitad de lo que hay bajo cultivo en Mendoza. Considerando el tamaño del país, hay harto espacio para aumentar esa cifra.

Má del  50% de las uvas producidas son blancas, con la Chenin Blanc (llamada localmente “Steen”) predominando. Contrariamente a lo que muchos piensan,  la Pinotage no es la uva negra mas cultivada en el país. Ese honor le corresponde a la Cabernet Sauvignon.

Muchas bodegas son líderes en el empoderamiento y oportunidades de desarrollo para los pobres, a través del trabajo y educación en la industria del vino. Ejemplo a seguir en este lado del mundo.

La industria del vino sudafricana es líder también en comercio justo y comercio ético cuando se trata de la producción de vinos. Otra cosa a imitar en este lado del charco, donde la industria del vino tiene tanto de figurettismo y pose.

Finalmente, contrariamente al mito urbano, la Pinotage (un cruce producido en Sudáfrica entre la Pinot Noir con la  Hermitage ) tiene muy buen sabor.

Una más. En términos de value, los vinos sudafricanos son una excelente opción. Los Sauvignon Blanc,  Chenin Blanc, Shiraz, Cabernet Sauvignon y -obvio- Pinotage de precio budget ofrecen fantástica calidad por el dinero pagado.

Ya habrá ocasión de hablar mas de los vinos Bafana de mas precio.

Salud mafuta!

Publicado en libros, Pescados y Mariscos

Bottomfeeder: Comiendo como Peces Basureros


BOTTOMFEEDER (dieta ética en un mundo de pescados y mariscos que se desvanecen) el libro del autor canadiense Taras Grescoe no solo tiene informacion copiosa de diversos recursos marinos de todo el mundo que están sobreexplotados sino que nos narra de manera ágil e interesante los horrores de lo que la sociedad humana está haciendo al mar y sus habitantes .

Grescoe ha ganado numerosos premios por sus trabajos de no-ficción (Saroyan, Le Cordon Bleu, Writers Trust, etc), pero este es particularmente poderoso pues apunta al corazón del problema, o sea, nosotros mismos, los consumidores. Que hayan mafias de industriales inescrupulosos y gobiernos que por razones políticas prefieren hacerse los suecos (basta pensar en el PM peruano y el caso de la merluza con la exministra Majluf) para asegurarse esos puntos de aprobacion en las encuestas, no significa que el último poder de decision entre lo que se pesca y no reside en nosotros, los consumidores.

Luego de pasearnos por algunos ejemplos alarmantes de la destrucciòn de pesquerías a lo largo y ancho de los mares del mundo, Grescoe nos ilustra en patrones de consumo de ciertas culturas en las cuales nadie le hace asco a comerse aquellas especies que ocupan los lugares bajos de la cadena trófica, o sea, organismos considerados basureros. Estas especies por su naturaleza son mucho mas abundantes que aquellas especies depredadoras que nos hemos acostumbrado a consumir, sea por sabor o por estatus. En otros casos, aquellas especies que deliberadamente o no hemos introducido en aguas en las cuales se han vuelto invasoras y han desplazado a las especies originales deberían ser usadas en la alimentación humana. Qué mejor manera que acabar con las especies invasoras que esta, pues de otro modo su erradicación es imposible por ser demasiado costosa para los programas y ministerios de pesca alrededor del mundo.

A comer  mas cerca del fondo que de la superficie, es lo que recomienda Grescoe para que aquellas especies que tanto hemos diezmado, los atunes, salmones salvajes, pez espadas, lenguados y meros del mundo tengan aunque sea una oportunidad. Comer peces mas pequeños que andan en grandes cardúmenes, que además tienen la ventaja de tener menos contaminantes (mercurio, plomo) acumulada y mas ácidos grasos saludables. Comer anchoveta en lugar de chita. Evitar salmón de piscigranja al que se alimenta con productos de harina de pescado. Nada totalmente fuera de lo razonable o de lo que se haya dicho, pero el trote que se pega el autor alrededor de los siete mares para traernos historias no contadas es realmente delicioso como lectura. Lo recomiendo sin ambages, aunque no se si existe la traduccion al castellano. En inglés se puede comprar a través de Amazon.com y eso que no me gusta hacerle publicidad gratis a esos señores, pero es un libro para no perderlo.

Y aquellos que no comen lisa porque dicen que come caca, pues dos cosas. No necesariamente comen caca, solo si tienen acceso a ella en los desfogues de desague de las ciudades. Y segundo, la caca es digerida por el tracto del animal y no pasa a la carne. Para eso, no coman pues caracoles ni cangrejos o camarones, para el caso, que son tambien carroñeros.

 La lista de consumo mas odiosa, por su destruccion de pesquerías, daños ambientales y carencia total de valores éticos:

  1. New York City: Monkfish a la olla
  2. Chesapeake Bahía: Oysters
  3. Whitby, England: Fish and Chips
  4. Marseilles, France: Bouillabaisse
  5. Peniche, Portugal: Grilladas Sardines
  6. Cochin, India: LAngostino Curry
  7. Shanghai, China: Aleta tiburón Sopa
  8. Tokyo, Japan: Atun Aleta Azul Sashimi
  9. Vancouver, British Columbia: Salmón de Piscigranja Grillado
  10. Lunenburg, Nova Scotia: Fish Sticks